Julio - Septiembre 2006 28
ISSN 1317-987X
 
Buscar




 



De la sífilis al SIDA
Enfermedades de Transmisión Sexual

Onanismo o 'el vicio solitario'

Cuatro personajes son fundamentales en los criterios prevalecientes en los siglos XVIII, XIX y XX, sobre la masturbación en las ?sociedades avanzadas de la época?, por mencionar países como Suiza, Inglaterra y Estados Unidos de Norteamérica. Estos criterios trastornaron la vida de los jóvenes y motivaron conductas que hoy sabemos fueron equivocadas, como la práctica de la circuncisión, con secuelas muchas veces definitivas en la vida de dichos jóvenes (tanto desde el punto de vista orgánico como psicológico).

El primero de ellos fue el Dr. Bekkers en el siglo XVII con su libro ?Onania?, derivado del personaje bíblico Onán, de donde proviene la palabra Onanismo, hermano de Er, primogénito de Judá, a quien Yahvé hizo morir y éste le dijo a Onán ?Cásate con la mujer de tu hermano y cumple como cuñado con ella, procurando descendencia a tu hermano?.
 
Onán sabía que aquella descendencia no sería suya y así, si bien tuvo relaciones con su cuñada, derramaba su semen en la tierra, evitando el dar descendencia a su hermano. Pareció mal a Yahvé lo que hacía y le hizo morir también a él (Génesis 38:6-10). Bekkers decía que la sangre era fabricada dentro de la simiente (semen), la cual es ulteriormente elaborada y purificada dentro de los epidídimos. Por lo cual el vaciamiento de los testículos consumirá la parte más fina y más balsámica de la sangre llevando a infertilidad, úlceras, insanidad y muerte.
El otro personaje es un médico suizo llamado Simón Andrés Tissot. En 1.756, el miembro de la Sociedad Medico-Física de Basilea-Suiza, escribió un tratado denominado también ?Onanismo o Tratado sobre los trastornos producidos por la masturbación o los peligrosos efectos de una venus secreta y excesiva?. En el texto, el tema de la masturbación volvía a ser parte del ?discurso médico?, abarca también a las mujeres en dicha práctica y era una obligatoria cita de consulta.
 
Se erigió como el libro fundamental de las campañas antimasturbatorias de la sociedad de su tiempo e incluso nuestra época, pues declaró entre otras cosas que ?la masturbación era más perniciosa que los excesos cometidos con las mujeres, inclusive con prostitutas?. Fue una de las causas del auge de visitar lenocinios o burdeles en los siglos XVIII, XIX y XX con las consecuencias, por todos conocidas, de la difusión de infecciones de transmisión sexual tan devastadoras como la sífilis.
Gracias a las campañas en contra de la masturbación como actividad perturbadora del hombre, la preferencia por las prostitutas y las casas de lenocinio era considerada ?médicamente sensata? por los expertos y autoridades médicas de los siglos XVIII, XIX y comienzos del XX.
 
No nos olvidemos del manual de los niños exploradores de Robert Baden Powell donde sostenía que el onanismo ?provoca una debilidad de la cabeza y del corazón y, si es persistente, idiotez y locura?. El Presidente del Real Colegio de Medicina de Londres, el Dr. Jonathan Hutchinson en su publicación ?On Circumcision?, recomendaba para tal ?vicio? la necesidad del bisturí representado por la circuncisión (Watts).

Los otros dos personajes fueron Sylvester Graham y John Harvey Kellogs (1.852-1.943) (inventor del Cornflakes ?hojuelas de maíz? ) éste último en su libro ?Hechos simples para ancianos y jóvenes: adoptando la historia natural y la higiene de la vida orgánica? o ?Plain facts for old and young: embracing the natural history and hygiene of organic life? (1.877) en el capitulo 9 llamado ?Vicios solitarios? enumeran 39 signos de degeneración producidos por la masturbación entre los que destacaban ?somnolencia, morderse las uñas, hombres redondeados, sudoración y hábito tabáquico, apetito caprichoso?.

Recomendaba a los padres espiar a sus hijos sobre todo en aspectos referentes a visitas al baño, hábitos nocturnos al dormir, entre otras. Cuando se descubría un niño con una erección recomendaba la práctica de la circuncisión sin anestesia como disuasivo. No limitándose a los varones, hacia también sugerencias para las hembras. Su libro fue leído por millones de personas y por supuesto afectó la conducta y comportamiento de padres e hijos hasta bien avanzado el siglo XX (Bishop-Osthelder).

ETS en el Mundo Antiguo
Higiene sexual en el Medioevo
Controversia sifilítica
La sífilis según el Arte
Sanación y prevención
Tolerar la enfermedad
Una hora con Venus, una vida con Mercurio
Siglo XIX
Siglo XX
Onanismo o 'el vicio solitario'
Referencias Bibliográficas

NOTA: Toda la información que se brinda en este artículo es de carácter investigativo y con fines académicos y de actualización para estudiantes y profesionales de la salud. En ningún caso es de carácter general ni sustituye el asesoramiento de un médico. Ante cualquier duda que pueda tener sobre su estado de salud, consulte con su médico o especialista.





Instituto de Medicina Tropical - Facultad de Medicina - Universidad Central de Venezuela.
Elaborado por el Centro de Análisis de Imágenes Biomédicas Computarizadas CAIBCO,
caibco@ucv.ve
Este portal ha sido desarrollado gracias al apoyo del Fonacit