Julio-Septiembre 2017 71
ISSN 1317-987X
 
Buscar




 





Miasis en fluxión hemorroidal. A propósito de un caso

Introducción

La miasis es la lesión producida por larvas de dípteros ciclorrafos en el hombre o animales donde se nutren en forma parásita de tejidos vivos o muertos, produciendo invasión y destrucción tisular.(1) Se clasifican según las larvas que las producen, las localizaciones y formas clínicas en el hombre; así las miasis pueden ser producidas por larvas biontófagas o necrobiontófagas. Las primeras invaden tejidos vivos o cavidades naturales y son parásitos obligados; las segundas colonizan lesiones preexistentes. Según el tipo de lesión o localización las miasis se dividen en: cutáneas, cavitarias o traumáticas y gastrointestinales.(2) Se describen los siguientes factores de riesgo: exposición de úlceras y hemorroides, infecciones bacterianas de heridas o cavidades naturales, mala higiene personal, tareas relacionadas con la cría de animales de campo, conductas asociadas al alcoholismo como insensibilidad y costumbre de dormir al aire libre, ingesta de alimentos contaminados y pacientes con funciones físicas y/o mentales disminuidas hospitalizados en nosocomios que carecen de condiciones higiénicas adecuadas(3). Dermatobia hominis es el principal agente productor de miasis en México, Centro y Sur América. Es una mosca biontófaga y un parásito obligatorio. Pertenece a la familia Oestridae, una de las tres familias de moscas causantes de miasis en humanos y vertebrados. Se le clasifica dentro de la subfamilia Cuterebridae, que comparte con las moscas del género Cuterebra, principal causa de miasis forunculosa en Norte América. En Africa tropical, la enfermedad es usualmente producto de la infestación por moscas del género Cordylobia. Su descripción y clasificación taxonómica se debe al mismísimo Carl Linnaeus hijo, quien la menciona en su “Supplementum plantarum” ya en 1785 (4). Es frecuente en zonas tropicales de Centro y Suramérica. La relación de esta mosca con el clima boscoso o selvático y su importante distribución en el ganado hacen de la miasis una patología frecuente en el medio rural, especialmente entre la población campesina e indígena. Si bien en la actualidad sólo se observan reportes de casos humanos de manera esporádica y aislada. En algunas regiones de Panamá se estima que 6 de cada 7 hombres contraen la enfermedad durante su vida. En Uruguay, durante los años 50, hubo reportes de brotes epidémicos de esta enfermedad y en Brasil, estudios de principios del siglo XX describen más de un 40% de infestación en una población cercana a un bosque de eucaliptos. En nuestro país existen pocos datos epidemiológicos en relación con esta patología. Sin embargo, existen reportes de casos en turistas extranjeros que han adquirido la infestación en Venezuela. En la consulta de la Unidad de Coloproctología recibimos un caso de miasis en una fluxión hemorroidal cuyo paciente proviene de medio urbano con bajo nivel socio económico y refiere haber dormido al aire libre desde el inicio de las molestias causadas por la enfermedad hemorroidal.




Continua: Caso clínico

Miasis en fluxión hemorroidal. A propósito de un caso
Introducción
Caso clínico
Discusión
Referencias

NOTA: Toda la información que se brinda en este artículo es de carácter investigativo y con fines académicos y de actualización para estudiantes y profesionales de la salud. En ningún caso es de carácter general ni sustituye el asesoramiento de un médico. Ante cualquier duda que pueda tener sobre su estado de salud, consulte con su médico o especialista.





Instituto de Medicina Tropical - Facultad de Medicina - Universidad Central de Venezuela.
Elaborado por el Centro de Análisis de Imágenes Biomédicas Computarizadas CAIBCO,
caibco@ucv.ve
Este portal ha sido desarrollado gracias al apoyo del Fonacit