Octubre - Diciembre 2006 29
ISSN 1317-987X
 
Buscar




Personajes
 



Rafael Rangel
Científico venezolano de primera clase

Hallazgos: Anquilostomiasis como causa de anemia

La escasa demanda de exámenes de laboratorio que había para ese momento en el Hospital Vargas, le permitió a Rafael Rangel poder adentrarse en la investigación. Durante sus primeros años de indagación logró el mayor de sus hallazgos: descubrió el Anquilostomo como principal causa de la anemia que afectaba a los hombres del campo.

El proceso investigativo estuvo escalonado en varias etapas. En la primera, caracterizó los diferentes tipos de anemias; luego logró el hallazgo del parásito causante de la enfermedad y sus huevos en las heces y el intestino de los enfermos. En la tercera etapa sospecha que la enfermedad se podría extender en todo el ámbito rural. Por último, logró la identificación precisa del gusano involucrado, una de las cuales ya había sido reseñada en el extranjero.
 
         Muestra de Anquilostomo 
 

La mayoría de los pacientes provenían de Guarenas, Petare, Santa Lucía y Ocumares del Tuy. Rangel observó cerca de 25 casos con el típico cortejo sintomático que él conocía para entonces: palidez general de la piel y las mucosas, notable sobre todo en los labios, encías y conjuntivas, cansancio, vértigo y cefaleas. Examina la sangre de los pacientes y encuentra un cuadro que sería característico para determinar las anemias por falta de hierro: glóbulos rojos en forma de peras, botoncillos estrellados, pálidos, irregulares de tamaño: unos muy grandes y otros sumamente pequeños. [1]

En uno de los pacientes fallecidos, Rangel descubrió que además de la palidez de los tejidos, también había una mucosa intestinal, fuertemente adherida a ella por una extremidad, además tenía gusanos de tres a 15 milímetros de largo, y concluyó que no se trataba del Ancylostoma Duodeno clásico europeo sino que se trataba de una nueva especie: una nueva variedad completamente distinta y bien definida, todavía no descrita. Meses más tarde, Rangel supo que ya la especie había sido presentada por un norteamericano llamado C. W. Stile, por lo que el nuevo gusano fue bautizado como Necator Americanus Stiles.

Rangel continúa en la investigación del parásito y descubre que la larva del agente que causa la anemia se aloja en los huevos de Anquilostomo que se encuentran en las heces humanas depositadas en el suelo. Observa que la larva penetra por la piel del individuo y tras una larga travesía por las venas, corazón, pulmones, tráquea y esófago, se aloja, en su etapa adulta, en el intestino. El descubrimiento de Rafael Rangel causó polémica en el gremio médico en aquel momento, quienes describieron el hallazgo micrográfico como el estudio más sobresaliente en la juventud médica venezolana, para ese momento.
 
       Huevo de Anquilostomo
 

En cuanto a la manera en que el Anquilostomo produce la anemia, Rangel aportó algunas ideas que no difieren de las corrientes de la época. Pensaba que el organismo causante se alimentaba de la sangre de las víctimas pero creyó además que existía sangramiento a partir de las heridas infringidas a la mucosa intestinal, y señaló que “el intestino delgado está lleno de anquilostomos y de puntos equimóticos que explicaban, según Rangel, la sangre en las heces por las continuas hemorragias capilares”. También alertó sobre la posibilidad de que existieran en el parásito, ciertas sustancias hemolíticas destructoras de los glóbulos circulantes. [2]

A pesar de que el laboratorio carecía de algunos equipos y no había bibliografía suficiente para investigar, Rangel logró en tres años revelar la relación de causa y efecto entre el Anquilostomo y la anemia rural, lo que implicó un trabajo de laboratorio considerable, con el cual se convirtió en el padre de la parasitología en Venezuela, como solían llamarlo.

A partir de eso, la Junta médica de aquella época ordenó la creación de un departamento para que fueran estudiados los casos de anemias. En ese centro de estudios, Rangel descubrió mediante comunicaciones de médicos del interior del país, que el parásito estaba presente en diferentes regiones de la República.

Luego de que se determinara la causa de la anemia, enfermedades que eran diagnosticadas como males del riñón se reconocieron como parasitarias y se trataron de manera adecuada. Como resultado del hallazgo del anquilostomo, Rafael Rangel se hizo acreedor del Premio Vargas otorgado en ese entonces por la Academia Nacional de Medicina.

_________

[1] Roche, M. Rafael Rangel, ciencia y política en la Venezuela de principio de siglo. 2ª edición. Monte Ávila Editores, Caracas, 1978.

[2] Instituto Nacional de Higiene. Homenaje a Rafael Rangel. Volumen XXXVII, N° 1, Caracas. 2006.

Introducción
Desde el laboratorio: Su gestión en el Hospital Vargas
Hallazgos: Anquilostomiasis como causa de anemia
La Peste Boba: dos formas de la enfermedad, un sólo agente
Peste bubónica: el último caso de Rangel
De la tumba a la historia
Trabajos científicos y documentos de Rafael Rangel
Bibliografía consultada

NOTA: Toda la información que se brinda en este artículo es de carácter investigativo y con fines académicos y de actualización para estudiantes y profesionales de la salud. En ningún caso es de carácter general ni sustituye el asesoramiento de un médico. Ante cualquier duda que pueda tener sobre su estado de salud, consulte con su médico o especialista.





Instituto de Medicina Tropical - Facultad de Medicina - Universidad Central de Venezuela.
Elaborado por el Centro de Análisis de Imágenes Biomédicas Computarizadas CAIBCO,
caibco@ucv.ve
Este portal ha sido desarrollado gracias al apoyo del Fonacit