Abril-Junio 2005 23
ISSN 1317-987X
 
Buscar




 





Edmundo Vallecalle Suegart: El maestro

Vallecalle, esposo y padre

Tuve la dicha de conocer a Vallecalle no sólo como profesor, sino en el seno de su familia, y compartir con ella. Vallecalle contrae matrimonio en Francia con Marie Aimee Angeletti Chiarelli, mujer extremadamente delicada y cariñosa, que lo acompañó hasta su muerte, brindándole su apoyó en forma incondicional en todas sus actividades. Nacida en Caracas, también de padre francés y madre venezolana de origen italiano, falleció en Caracas el año 2004. Todavía en Francia, nace su primera hija, Monique, psicóloga y profesora de la Facultad de Medicina de la UCV, luego ya en Venezuela tienen otras dos hijas, Marie Helene, médico, actualmente en Estados Unidos, y Marianne, la menor y siempre consentida de Vallecalle. Amante esposo y padre cariñoso, profesó siempre una devoción muy especial por su familia.

Vallecalle y sus aspectos menos conocidos
Vallecalle sorprendía con su buen humor y sus bromas a los que no lo conocían de cerca, porque aquel personaje con aspecto de francés, de profundos ojos azules, de ceño fruncido, muy serio y siempre formalmente vestido, era capaz de una broma al mejor estilo criollo. Quiero aquí hacer referencia a una anécdota que pone de manifiesto ese humor, una mañana estábamos en la entrada de la Escuela Vargas y vemos pasar “unas niñas” (como él decía), que venían de la Quebrada de Carabaño, ubicada detrás de la Escuela Vargas, y el me dice “Doctora, definitivamente yo estoy convencido de que en este país los subdesarrollados son los hombres, porque las mujeres no lo están”.

Resultado de su carga genética y su educación francesa, Vallecalle era amante de la buena mesa. En muchas ocasiones, al terminar los experimentos en el laboratorio, el grupo de investigadores finalizaba la velada en un buen restaurant.

Además de su pasión por la ciencia, Vallecalle amaba la naturaleza, disfrutaba extraordinariamente de largas conversaciones con Mata De Gregorio en la casa de éste en El Junquito. Subir al Avila y sobre todo ir a la playa constituían parte de sus placeres. Organizaba con Mario Altamirano y los demás integrantes de la Cátedra paseos a la playa, en especial a la Bahía de Cata, estado Aragua. Este compartir en otros espacios y con nuestras respectivas familias nos hizo ser no sólo compañeros de trabajo sino amigos y más que amigos, una familia.

Vallecalle, a pesar de su sabiduría, era un hombre humilde, lo que lo llevó a rechazar cualquier tipo de distinción para la cual fue propuesto a lo largo de su carrera, hasta las más sencillas como la de ser padrino de promoción, a pesar de las múltiples peticiones. Tenía un elevado nivel de conciencia social, anteponiendo siempre, el bienestar colectivo a los intereses individuales, y manifestaba un absoluto desprendimiento de lo material que lo hacía rechazar las cosas superfluas e innecesarias.

A los 61 años la muerte lo sorprende, y en Caracas el 20 de junio de 1984, Vallecalle desaparece físicamente pero su huella perdurará por siempre.

Después de su muerte, a solicitud de la Cátedra de Fisiología y para rendirle homenaje, el Departamento de Ciencias Fisiológicas, crea el premio Dr. Edmundo Vallecalle para ser otorgado a los estudiantes que aprueben las asignaturas Bioquímica, Fisiología, Fisiopatología y Farmacología con puntuación entre 18 y 20 puntos. Además, se entrega la mención Ciencias Fisiológicas para aquel estudiante con el más alto promedio de todas las asignaturas arriba mencionadas. Este premio fue aprobado por el Consejo de la Escuela en su sesión 615 de fecha 9-2-95 y por el Consejo de la Facultad de Medicina en su sesión 9/95 de fecha 14-3-95 y se entrega por primera vez, durante la conferencia “Edmundo Vallecalle”, en las III Jornadas Científicas de la Escuela de Medicina “José María Vargas”, otorgándosele en esa oportunidad, a todos los estudiantes de régimen anual, que de haber existido el premio anteriormente se hubieran hecho acreedores del mismo24. En el año 2004, el Consejo de la Facultad de Medicina aprueba el Premio Bienal Dr. Edmundo Vallecalle a la Trayectoria Académica Universitaria para ser otorgado a los profesores. Su primera entrega se hizo el 28 de enero de 2005, siendo obtenido por la Dra. Claudia Blandenier de Suárez, del Instituto Anatomo-Patológico.

Como ideal del profesor universitario, como ciudadano ejemplar que mereció el respeto y admiración de todos, se hace necesario hacerlo conocer a las nuevas generaciones.


Continua: Referencias

Vallecalle, venezolano educado en Francia
Vallecalle, el docente
Vallecalle, esposo y padre
Referencias

NOTA: Toda la información que se brinda en este artículo es de carácter investigativo y con fines académicos y de actualización para estudiantes y profesionales de la salud. En ningún caso es de carácter general ni sustituye el asesoramiento de un médico. Ante cualquier duda que pueda tener sobre su estado de salud, consulte con su médico o especialista.





Instituto de Medicina Tropical - Facultad de Medicina - Universidad Central de Venezuela.
Elaborado por el Centro de Análisis de Imágenes Biomédicas Computarizadas CAIBCO,
caibco@ucv.ve
Este portal ha sido desarrollado gracias al apoyo del Fonacit