Abril-Junio 2013 54
ISSN 1317-987X
 
Buscar




Artículos
 




Microbiología
Abscesos subcutáneos un problema de salud pública en una población rural del Estado Carabobo, Venezuela

Introducción

La piel es la principal barrera estructural del organismo, y todo proceso que produzca una alteración en la misma favorece el desarrollo de infección.(1) Las infecciones de piel y tejidos blandos incluyen a todas las que afectan a piel y anexos cutáneos, tejido celular subcutáneo, fascias y musculo estriado y son, junto con las infecciones de las ví­as respiratorias, las infecciones más frecuentes en seres humanos. Dentro de este grupo se incluyen la celulitis, fascitis necrosante, gangrena cutánea, linfadenitis, linfangitis aguda y abscesos cutáneos.(2)  Durante los últimos años, se ha registrado un aumento importante de pacientes con infecciones de piel y tejidos blandas. A pesar de ello, se cree que la incidencia de abscesos subcutáneos en sensiblemente mayor que la reportada, especialmente en paí­ses como Venezuela donde existen barreras difí­ciles de superar en el manejo adecuado de la información epidemiológica oficial, sumándose a esta problemática la alta frecuencia de automedicación en la población y el insuficiente acceso a los servicios de salud.(3-5)  En el año 2005 se registraron 14.2 millones de visitas a centros de medicina ambulatoria en Estados Unidos por infecciones de piel o partes blandas, en comparación con las 8.6 millones de visitas registradas para 1997. El 95% del aumento de las visitas correspondió a celulitis y abscesos subcutáneos, pasando de 4.6 millones de visitas anuales en 1997 a 9.6 millones de visitas en 2005. La tendencia al alza en el aumento de las visitas ocurrió en todos los grupos de edad, reportándose la mayor incidencia entre los menores de 18 años donde pasó de 10.1 a 27.6 visitas por cada 1000 habitantes entre 1997 y 2005, respectivamente.(6)  De igual forma, la tendencia al alza en la incidencia de infecciones de piel y tejidos blandos se registró también en el Ambulatorio Rural Tipo II "Dr. Luí­s Pérez Carreño" en la población de Montalbán, Edo. Carabobo, para el trienio 2009-2011. Es así­ como durante el año 2011 se registraron 133 abscesos subcutáneos, lo que representa un aumento del 23% en comparación con el año 2009 cuando se registraron 108 casos.(7-9)  El aumento en la incidencia de infecciones de piel aunado a la creciente resistencia a los antibióticos que han desarrollado los diferentes patógenos del cuerpo humano hace del manejo de estas infecciones un reto cada vez más desafiante. Alrededor del mundo son cada vez más frecuentes las guí­as para el manejo de las infecciones de piel, especialmente los abscesos subcutáneos los cuales presentan una alta variabilidad clí­nica que complica el manejo tanto en adultos como en niños.(10-12)

Los mecanismos patogénicos fundamentales de las lesiones de la piel de causa infecciosa son tres: inoculación directa con respuesta inflamatoria local (origen exógeno); exotoxinas circulantes liberadas desde lugares en el cuerpo diferentes de la piel (origen endógeno); y la invasión a través del torrente sanguí­neo, con multiplicación local posterior (diseminación hematógena). Podrí­a incluirse un cuarto mecanismo, indirecto, el desarrollo de reacciones inmunológicas.(2,12) Los gérmenes más frecuentemente implicados en las infecciones de la piel son S. aureus y S. pyogenes, y hacia ellos debe dirigirse la antibioterapia empí­rica administrada cuando esté indicada. Además, estudios muestran que la mayorí­a de estas infecciones son monomicrobianas, no dejando de lado que hasta el 30% de los abscesos cutáneos, el 50% de las heridas traumáticas y el 47% de las infecciones necrotizantes de tejidos blandos tienen una flora polimicrobiana aerobia y anaerobia.(12-13)  Los abscesos subcutáneos son colecciones localizadas de pus entre la dermis y los tejidos profundos. Se presentan clí­nicamente como nódulos rojizos, dolorosos, fluctuantes y rodeados de un halo eritematoso. La incisión y el drenaje de la colección purulenta es el tratamiento de elección universalmente aceptado.(14-17) Existe controversia en el uso de anestesia en el manejo del dolor, la necesidad de tomar cultivo de las secreciones, la indicación de antibioticoterapia empí­rica, así­ como del cierre de la incisión por primera o segunda intención. Especialmente controvertido resulta la toma de cultivo y la antibioticoterapia empí­rica debido al aumento en la incidencia de infecciones adquiridas en la comunidad por Staphylococcus aureus meticilino resistentes.(13) Existe evidencia suficiente para recomendar el uso de anestesia local en la piel que recubre el absceso así­ como en la piel que lo rodea para mejorar el manejo del dolor por el paciente durante el proceso de incisión y drenaje.(18-19) Del mismo modo, en cuanto a la toma de cultivos, diversos estudios no mostraron diferencias en el manejo de los abscesos o en la evolución clí­nica, aunque ayudan en la práctica clí­nica a definir los patrones de resistencia locales y determinar las terapias antibióticas adecuadas.(20-23) La Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (2005) no recomienda de rutina el cultivo de las secreciones de abscesos subcutáneos, excepto casos de celulitis extensa, gangrena o signos de infección sistémica severa.(14) En el caso del cierre del absceso por primera o segunda intención, existen estudios a favor y en contra de cada opción. Sin embargo, los reportes de recurrencias y fallas en la sanación cuando se procede en primera intención, señalan que el manejo bajo segunda intención, con curas sucesivas, es la mejor opción terapéutica.(14,24-27) Sattler y col. (2002) y Prego y col. (2004) en sus investigaciones sobre infecciones causadas por Staphylococcus aureus e infecciones de piel y partes blandas en pacientes ambulatorios, señalan como factores de riesgo para estas patologí­as: deficiente aseo personal, baja calidad de vida, hacinamiento, contacto con pacientes portadores de infecciones de piel, asistencia a guarderí­as en el caso de pacientes pediátricos, exposición a antimicrobianos durante los últimos 6 meses, traumatismos de piel, hospitalización en unidades de cuidado intensivo; internación hospitalaria prolongada; hemodiálisis; comorbilidades (diabetes, cáncer, inmunodepresión); procedimientos invasivos; presencia de catéteres; exposición prolongada o recurrente a antibióticos y contacto estrecho con personal de la salud.(28-29)

En el municipio Montalbán del estado Carabobo se ha registrado un aumento en la presentación de pacientes con abscesos subcutáneos a la consulta de emergencia del ambulatorio rural de referencia. Por lo tanto, la presente investigación tiene como objetivo presentar las estadí­sticas epidemiológicas de las infecciones de piel y tejido subcutáneo durante el periodo 2009-2011, así­ como también describir las caracterí­sticas demográficas de los pacientes, las caracterí­sticas clí­nicas de las lesiones y la terapia antimicrobiana seleccionada en los pacientes con diagnóstico de absceso subcutáneo atendidos en la consulta de emergencia del Ambulatorio Rural tipo II "Dr. Luí­s Pérez Carreño" en la población de Montalbán, Estado Carabobo, Venezuela, durante el periodo comprendido entre el 27 de febrero y el 16 de marzo de 2012.


Introducción
Materiales y métodos
Resultados
Discusión
Referencias

NOTA: Toda la información que se brinda en este artículo es de carácter investigativo y con fines académicos y de actualización para estudiantes y profesionales de la salud. En ningún caso es de carácter general ni sustituye el asesoramiento de un médico. Ante cualquier duda que pueda tener sobre su estado de salud, consulte con su médico o especialista.





Instituto de Medicina Tropical - Facultad de Medicina - Universidad Central de Venezuela.
Elaborado por el Centro de Análisis de Imágenes Biomédicas Computarizadas CAIBCO,
caibco@ucv.ve
Este portal ha sido desarrollado gracias al apoyo del Fonacit