Abril-Junio 2017 70
ISSN 1317-987X
 
Buscar




Artículos
 




Salud Pública
Conocimiento sobre la infección por el virus zika y su potencial teratogénico en estudiantes del primer año de medicina

Introducción

El virus Zika es un arbovirus de la familia Flaviviridae, transmitido principalmente por mosquitos del género Aedes. Se aisló en monos Rhesus en 1947, durante una investigación sobre Fiebre Amarilla, en el bosque Zika (Uganda), de allí su nombre. La infección por el virus Zika en humanos se describió por primera vez en Nigeria (África) en 1954(1) .

La infección por el virus Zika ocasiona una enfermedad febril y autolimitada, conocida como la Fiebre del Zika. El periodo de incubación es de 3 a 12 días. La infección es asintomática en el 80% de los pacientes y el resto puede presentar síntomas generalmente leves que duran entre 4 y 7 días, caracterizados por fiebre de 37,8 a 38,5 °C, mialgias o artralgias, exantema maculopapular pruriginoso, astenia, conjuntivitis no purulenta, edema de miembros inferiores, cefalea y con menor frecuencia, dolor retro-orbitario, anorexia, vómito, diarrea y dolor abdominal.(2,3) Hasta el momento no existe vacuna ni tratamiento específico para la infección por el virus Zika, por esta razón, el tratamiento es sintomático.(4)

Como se mencionó anteriormente, se conoce que el virus Zika se transmite a través de vectores, por la picadura de mosquitos de diversas especies de Aedes, principalmente A. aegypti y A. albopictus. Adicionalmente, se ha descrito la transmisión no relacionada a vectores, tales como, vía contacto sexual, transplacentaria (materno-fetal), por transfusión sanguínea y por contaminación en el laboratorio. (1)

En abril de 2015 se confirmó la transmisión autóctona del virus Zika en Brasil, y en mayo del mismo año, el Ministerio de Salud de Brasil confirmó la circulación del virus. Entre los meses de septiembre y octubre se observó un incremento en el número de recién nacidos con microcefalia. Posteriormente, en noviembre, se anunció la relación entre el incremento inusual del número de caos con microcefalia y la infección por el virus Zika, así mismo, se sugirió que la embarazada infectada podría transmitir el virus a su feto.(5,6)

En febrero de 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a la relación entre la infección por el virus Zika y los conglomerados de microcefalia y otros trastornos neurológicos, incluido el síndrome de Guillain-Barre, declaró una emergencia de salud pública de importancia internacional.(7)

El virus Zika puede transmitirse a las gestantes en cualquier trimestre del embarazo y se asocia con diversos defectos congénitos y resultado perinatal adverso (muerte fetal, bajo peso al nacer e insuficiencia placentaria). Recientemente se ha descrito el Síndrome de Zika congénito, que además de microcefalia, puede acompañarse de una serie de anomalías que afectan el sistema nervioso central (atrofia cerebral, hidrocefalia, calcificaciones intracerebrales, agenesia cerebelosa, hidranencefalia), alteraciones oculares y auditivas, artrogriposis, muerte embrionaria o fetal, crecimiento intrauterino restringido e hydrops fetalis, entre otras. (3, 8-14)

La asociación causal se basa en los antecedentes de infección materna durante el embarazo por virus Zika, la detección del virus en el tejido cerebral de fetos y recién nacidos afectados, el cultivo del virus Zika a partir del cerebro de fetos afectados durante el primer trimestre del embarazo, el hecho de que la infección por virus Zika afecta células neuronales, produce muerte celular y ocasiona crecimiento anormal. Estos mecanismos probablemente explican la microcefalia.(9) Además, con los datos disponibles se han aplicado los criterios de Shepard para prueba de teratogenicidad en humanos(9) y los criterios de causalidad de Bradford–Hill. (15)

Aún se desconocen muchos aspectos de esta infección intrauterina, tales como, el riesgo para que un producto infectado por el virus Zika curse con estas alteraciones, la patogénesis, así como, la frecuencia de transmisión materno-fetal.(8)

Determinar el conocimiento de los estudiantes de primer año de Medicina sobre la enfermedad por el virus Zika, permitirá incentivarlos en la búsqueda de información, aprendizaje independiente, actualización y difusión sobre la importancia de las enfermedades emergentes, sus posibles efectos embrio-feto-neonatales y sus medidas preventivas. Específicamente, en la enfermedad por el virus Zika, el estudiante, al tener el conocimiento puede convertirse en multiplicador ante la comunidad, identificar grupos de riesgo y educar sobre las medidas para prevenir la infección por este nuevo virus teratogénico.

El objetivo del presente trabajo fue determinar el conocimiento sobre la infección por el virus Zika y su potencial teratogénico en estudiantes del primer año de medicina.
Conocimiento sobre la infección por el virus zika y su potencial teratogénico en estudiantes del primer año de medicina
Introducción
Materiales y métodos
Resultados
Discusión
Referencias

NOTA: Toda la información que se brinda en este artículo es de carácter investigativo y con fines académicos y de actualización para estudiantes y profesionales de la salud. En ningún caso es de carácter general ni sustituye el asesoramiento de un médico. Ante cualquier duda que pueda tener sobre su estado de salud, consulte con su médico o especialista.





Instituto de Medicina Tropical - Facultad de Medicina - Universidad Central de Venezuela.
Elaborado por el Centro de Análisis de Imágenes Biomédicas Computarizadas CAIBCO,
caibco@ucv.ve
Este portal ha sido desarrollado gracias al apoyo del Fonacit