Julio-Septiembre 2017 71
ISSN 1317-987X
 
Buscar




Artículos
 





Estimación del riesgo de desarrollar Diabetes Mellitus tipo 2. en pobladores del Municipio San Diego, Estado Carabobo, Venezuela

Discusión

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el padecimiento por DM2 podría duplicarse en los próximos diez años, si no se llevan a cabo tareas de diagnóstico temprano o de estimación de su padecimiento, sobre todo en adultos jóvenes(13).

En la presente investigación, se encontró que la mayor proporción (67,8%) de pacientes estudiados fueron adultos jóvenes < 45 años. Este hallazgo resulta de interés, sobre todo cuando se trata de abordar estimaciones de patología como la DM2 antes de que puedan ser diagnosticadas o desarrollada por el paciente.

Lo anterior, denota el papel preponderante de la prevención primaria, en la medida que se logre concientizar y educar a los adultos jóvenes en cuanto a esta patología. Como bien se sabe a pesar de los impresionantes avances diagnósticos y terapéuticos actualmente disponibles para la DM2, prevenir sigue siendo mucho mejor que curar, más aún en edades productivas(12).

Se evidenció además, que los tres principales determinantes de riesgo de DM2 de acuerdo al test de Findrisk, fueron la circunferencia de cintura mayor a la esperada (66% en mujeres y 40% en hombres), el IMC mayor al deseable (61,9%), seguido de los antecedentes familiares de DM2 (56,8%) en primera y segunda línea heredofamiliar.

Algunas investigaciones(14), muestran que la obesidad junto con la DM2 son epidemias gemelas, por estar muy relacionadas entre sí por lo que en ocasiones, se habla de términos como diabesidad, a fin de expresar su alta correlación. Incluso la probabilidad de padecer diabetes en el paciente obeso, se ha incrementado a un ritmo alarmante. Ya Asociaciones Latinoamericanas(15), advierten que es probable que de no tomarse ninguna medida, hasta 400 millones de personas sufran DM2 en los próximos 15 a 20 años.

Adicionalmente, el hecho de estar presente la obesidad en este tipo de pacientes, también se asocia a la inactividad física, que en esta investigación fue del 55,1%. Este resultado coincide con lo que comenta Gray y col.,(16) quienes resaltan como posibles causas de la DM2, los hábitos alimentarios no sanos, sobrepeso corporal, vida sedentaria y estrés, que participan como desencadenantes del desarrollo clínico de esta enfermedad, mientras que el peso corporal ideal, la alimentación balanceada y el aumento de actividad física lo evitan o retardan.

Por otra parte un 49,1% manifestó no consumir verduras o frutas a diario. Izquierdo – Valenzuela y col., mencionan que el tipo de alimento es relevante en el perfil metabólico de los individuos. No se puede afirmar que existan alimentos diabetógenos(17). Sin embargo, existen evidencias, surgidas de estudios de laboratorio y epidemiológicos en diversas poblaciones, que afirman que una alimentación de alta densidad energética, rica en grasas (especialmente saturadas), alta en azúcares refinados y simples, y pobre en carbohidratos complejos (fibras) conlleva una disminución de la tolerancia a la glucosa y de la sensibilidad a la insulina, y además, presumiblemente, desenmascara algún factor genético predisponente (6,7).

Asimismo, se ha documentado que patrones alimentarios basados en altos consumos de frutas y verduras reducen el riesgo de presentar diabetes (18). Además, el consumo de azúcares en abundancia genera serios problemas homeostáticos en el organismo, altera los mecanismos de hambre-saciedad, y produce adicción, obesidad, hipertensión y diabetes(18).

A semejanza de estudios como el de Cárdenas y col.,(19) se encontró más de un factor de riesgo por persona. Aunque la DM2 tiene por sí misma un componente hereditario no modificable, la suma de otros factores como la obesidad, el sedentarismo y los hábitos dietéticos incrementan la probabilidad de que se presente a futuro.

Por ello, es importante identificar no sólo a las personas con carga genética, sino con otros factores asociados, con la finalidad de sensibilizarlas sobre la importancia de la práctica de hábitos saludables, alimentación y actividad física, que redundaría en evitar o retrasar la expresión de la enfermedad.

De los pacientes estudiados (45,2%) presentan un riesgo moderado de padecer DM2 en los próximos diez años. La identificación precoz de las personas con riesgo elevado de desarrollar diabetes, permite la puesta en marcha de medidas educativas preventivas que hacen posible modificar e incluso revertir ese estado de riesgo y prorrogar la aparición de la enfermedad(19).

Si a esta frecuencia encontrada se adiciona que un 15,4% presentó riesgo alto y de ellos el 1,2% obtuvo 20 puntos o más en el test de Findrisk, se evidencia un porcentaje mayor al 50% de desarrollar la enfermedad a diez años en esta comunidad. Estos resultados dejan al descubierto que se debe abordar clínicamente estos pacientes con riesgo, bien sea con tratamiento individualizado para los factores asociados, pero sobre todo con cambios terapéuticos en el estilo de vida como responsabilidad individual.

Estos son propósitos medulares que señalan las últimas recomendaciones de la Asociación Latinoamericana de Diabetes (ALAD) (20). Además de considerar el entrenamiento en grupo de este tipo de pacientes, en estrategias de autocuidado y conocimiento sobre la enfermedad, tendientes a reducir los factores de riesgo asociados y la necesidad de medicación.

Se concluye, que se han encontrado frecuencias de riesgo de desarrollar DM2 a diez años > 50%, similares a las reportadas en otras ciudades como Tabasco en México (17), Pontevedra en España (21) y Pinar del Rio en Cuba (8). Se necesitaran estudios prospectivos de seguimiento de los pacientes participantes en este estudio, a fin de evaluar la eficacia del cuestionario, así como la implementación de medidas educativas capaces de influir positivamente en la prevención de la enfermedad en este tipo de poblaciones vulnerables.

Los resultados encontrados apuntan al diseño de programas cuyo objetivo sea incrementar el nivel de conocimiento de los pacientes de este municipio y de sus familiares en cuanto a la DM2, como una de las medidas de mayor impacto no sólo para la prevención, sino también para el empoderamiento del autocuidado de su salud.


Continua: Referencias

Estimación del riesgo de desarrollar Diabetes Mellitus tipo 2. en pobladores del Municipio San Diego, Estado Carabobo, Venezuela
Introducción
Materiales y métodos
Resultados
Discusión
Referencias

NOTA: Toda la información que se brinda en este artículo es de carácter investigativo y con fines académicos y de actualización para estudiantes y profesionales de la salud. En ningún caso es de carácter general ni sustituye el asesoramiento de un médico. Ante cualquier duda que pueda tener sobre su estado de salud, consulte con su médico o especialista.





Instituto de Medicina Tropical - Facultad de Medicina - Universidad Central de Venezuela.
Elaborado por el Centro de Análisis de Imágenes Biomédicas Computarizadas CAIBCO,
caibco@ucv.ve
Este portal ha sido desarrollado gracias al apoyo del Fonacit