Abril-Junio 2017 70
ISSN 1317-987X
 
Buscar




 





Actualización en hepatitis C

Manifestaciones clínicas

Infección asintomática. La mayoría de los casos (más del 90%) de las infecciones por el VHC son asintomáticas. En algunos individuos la infección se identifica cuando se practican pruebas serológicas con el objeto de donación de sangre, pero muchos permanecen indetectados. El daño hepático ocurre a pesar de la ausencia de síntomas, y más del 50% desarrolla una hepatopatía crónica (44).

Infección aguda por el VHC. Siguiendo a un periodo de incubación de dos semanas a seis meses, el paciente entra en fase “pre-ictérica”. Los síntomas no son específicos e incluyen malestar general, anorexia, náuseas, vómitos y dolor en el hipocondrio derecho, lo cual es seguido por la “fase ictérica”, donde el paciente presenta coloración amarilla.

El hígado puede estar aumentado de tamaño y sensible. Puede aparecer esplenomegalia y adenopatías. Las orinas se presentan oscuras y las heces acólicas. Los síntomas sistémicos generalmente mejoran durante la fase ictérica. Las infecciones por el VHC no pueden distinguirse de otras causas de hepatitis viral, en base exclusivamente a la presentación clínica. El curso de la infección aguda por el VHC es menos severa que el de la infección por el VHB (44).

La hepatitis fulminante secundaria a la infección aguda por el VHC es rara, pero es una complicación importante.

La enfermedad del suero con fiebre, artritis y exantema urticariano ha sido raramente notificada en las infecciones por el VHC. Otras manifestaciones extrahepáticas de las infecciones agudas por el VHC, son anemia aplástica y pancreatitis.

Infección crónica por el VHC. Más del 50% de los individuos infectados con el virus, desarrollan enfermedad crónica del hígado. Los síntomas al comienzo son discretos e inespecíficos. El paciente puede expresar la aparición gradual de fatiga y anorexia, seguida de ictericia. Puede haber antecedentes de ictericia episódica o hepatitis recurrente, pero que con frecuencia no se reconoce un ataque inmediato anterior de hepatitis viral aguda. Es más probable que la enfermedad crónica se presente después de una infección aguda inadvertida que de una hepatitis ictérica identificable.

La exploración física puede suministrar información positiva, incluyendo además de la ictericia, hepatomegalia, esplenomegalia y angiomas estelares. Los signos posteriores incluyen ascitis, edemas y encefalopatía hepática.

Las anormalidades hepáticas incluyen hepatitis crónica persistente, hepatitis crónica activa y cirrosis.

La hepatitis crónica por el VHC ha sido asociada con algunos síndromes clínicos incluyendo glomerulonefritis membranoproliferativa, crioglubulinemia y carcinoma hepatocelular.




Continua: Diagnóstico

Actualización en hepatitis C
Introducción
Epidemiología
Patogenia
Anatomía Patológica
Manifestaciones clínicas
Diagnóstico
Tratamiento
Referencias

NOTA: Toda la información que se brinda en este artículo es de carácter investigativo y con fines académicos y de actualización para estudiantes y profesionales de la salud. En ningún caso es de carácter general ni sustituye el asesoramiento de un médico. Ante cualquier duda que pueda tener sobre su estado de salud, consulte con su médico o especialista.





Instituto de Medicina Tropical - Facultad de Medicina - Universidad Central de Venezuela.
Elaborado por el Centro de Análisis de Imágenes Biomédicas Computarizadas CAIBCO,
caibco@ucv.ve
Este portal ha sido desarrollado gracias al apoyo del Fonacit