Abril-Junio 2017 70
ISSN 1317-987X
 
Buscar




 





Actualización en hepatitis C

Tratamiento

No existe tratamiento para la hepatitis viral aguda por este agente infeccioso. En la hepatitis crónica por el VHC debe considerarse el tratamiento si:

- Existe elevación persistente de las aminotransferasas séricas.

- Si se está frente a una carga viral positiva del VHC

- Si la biopsia hepática demuestra inflamación activa o fibrosis (66)

El tratamiento más efectivo combina dos medicamentos: interferones y ribavirina. Interferón pegilado (de liberación lenta) alfa-2b a dosis de 1,5mg/Kg por vía subcutánea (s/c) una vez a la semana durante 48 semanas. Interferón pegilado alfa-2a, en dosis de 180 mg/Kg vía s/c en dosis semanal durante 48 semanas. Interferón alfa 2b, dosis para adultos de 3 millones de unidades por vía s/c 2 veces por semana durante 48 semanas. Ribavirina, dosis para adultos con peso < 75 Kg de 1.000 mg; adultos con peso corporal ³ 75 Kg, 1.200 mg, ambos por la vía oral una dosis diaria por 48 semanas. Niños con peso corporal entre 25 y 36 Kg, 400 mg/día, peso entre 36 y 49 Kg, 600 mg/día, entre 49 y 61 Kg 800 mg/día (66).

La investigación del genotipo influye en las decisiones terapéuticas, siendo el genotipo 1 el más resistente a los antivirales. En las infecciones por los genotipos 2 y 3, la duración del tratamiento suele ser más corto, de 24 semanas (66).

La ribavirina es análogo a la guanosina. Actúa alterando el “pool” de nucleótidos celulares e inhibe la síntesis del ARN. Es un antiviral de amplio espectro. Es activo frente a virus ADN y sobre todo ARN (hepatitis C). Tiene una biodisponibilidad de 50% aproximadamente, pico sérico 1,5 mg/L con 600 mg por la vía oral y 3,2 mg/L con 2,4 g por vía oral y la vida media es de 9,5 h. La eliminación de la ribavirina es a través del metabolismo hepático y excreción renal (30 a 50%). La ribavirina debe ser usada con mucha cautela en pacientes con aclaración de creatinina < 50 mL/min.

Pisula y cols. recomiendan el uso del interferón alfa 2 b pegilado asociado a ribavirina, en aquellos pacientes con hepatitis crónica tipo C y que fueron tratados con interferón alfa y ribavirina, sin resultados positivos (67).

PROFILAXIA

Son aplicables medidas generales de control para la infección por el VHC que incluyen:

Esterilización adecuada de jeringas y agujas utilizadas en la obtención de sangre. Emplear equipos desechables siempre que sea posible.

- En los bancos de sangre se deben buscar sistemáticamente anticuerpos contra el VHC en todos los donantes y deben desecharse todas las unidades de sangre donadas en las que se detecten niveles elevados de enzimas hepáticas. Es necesario realizar actividades tales como inactivar el virus en los productos derivados del plasma (2).

- Brindar orientación sobre la reducción de los riesgos a las personas no infectadas, pero con alto riesgo (por ejemplo trabajadores de la salud).

- Mantener bajo vigilancia todos los casos de hepatitis post-transfusional; llevar un registro de todas las personas que hayan donado sangre para cada paciente.

- La inmunoglobulina con fines profilácticos no es eficaz.

- Velar por la inactivación adecuada del virus en todos los productos biológicos que se distribuyen en el comercio internacional (2).




Continua: Referencias

Actualización en hepatitis C
Introducción
Epidemiología
Patogenia
Anatomía Patológica
Manifestaciones clínicas
Diagnóstico
Tratamiento
Referencias

NOTA: Toda la información que se brinda en este artículo es de carácter investigativo y con fines académicos y de actualización para estudiantes y profesionales de la salud. En ningún caso es de carácter general ni sustituye el asesoramiento de un médico. Ante cualquier duda que pueda tener sobre su estado de salud, consulte con su médico o especialista.





Instituto de Medicina Tropical - Facultad de Medicina - Universidad Central de Venezuela.
Elaborado por el Centro de Análisis de Imágenes Biomédicas Computarizadas CAIBCO,
caibco@ucv.ve
Este portal ha sido desarrollado gracias al apoyo del Fonacit